El gobierno cubano prepara una regulación legal para controlar el uso de la música en lugares públicos y medios de comunicación, con el fin de poner a salvo “los valores éticos de la sociedad”.

Orlando Vistel, presidente del Instituto Cubano de la Música (ICM), informó que está en “fase de formulación” una norma jurídica para buscar solución a los problemas de la difusión musical y el entorno sonoro del país, según reportó este jueves la prensa oficial.

Las declaraciones del funcionario emergieron durante los debates del Consejo Nacional de la Unión de Escritores de Artistas de Cuba (UNEAC), celebrado en el Multicine Infanta de La Habana con la presencia del vicepresidente del Consejo de Estado, Esteban Lazo.

No se especificó el contenido ni la fecha para implementar las nuevas normativas, que pudieran ser presentadas en las sesiones de la Asamblea Nacional del próximo diciembre.

Un fragmento de las discusiones fue transmitido la noche del miércoles a través de la edición estelar del Noticiero Nacional de Televisión.

Sexistas y vulgares

El reguetón y las letras de canciones calificadas de sexistas y vulgares, estuvieron en el foco de atención de la reunión, que exhortó a un diálogo entre las instituciones culturales y educacionales, los medios de comunicación y la dirección del sector turístico para enfrentar los problemas que –según el pianista Frank Fernández- están causando “perdidas en la vida espiritual de los cubanos”.

Los participantes del Consejo coincidieron en que la música que se escucha en ambientaciones públicas, cafeterías, centros nocturnos, festividades populares y programas de radio y televisión, así como en ómnibus, taxis y algunas  escuelas y círculos infantiles presenta “una evidente carencia de valores que deriva en una amplia gama de vulgaridades”, según un reporte publicado por el diario

Los medios oficiales reprodujeron fragmentos de la intervención de la ensayista Graziella Pogolotti, quien reclamó un “estudio multidisciplinario” sobre los factores que condicionan la invasión del reaguetón en la isla.

“Hay mucho más que vulgaridad en el reguetón. Hay una profunda falta de respeto a la dignidad de la mujer. Con su carácter extremadamente machista coloca a la mujer como un objeto social y en una situación de violencia”, dijo Pogolotti, citada por Juventud Rebelde.

Fernández lo planteó en términos de enfrentamiento cultural con “el enemigo”.

La brecha para el enemigo

“Me inquieta que hay dos o tres generaciones a las que costará salvar del mal gusto, al estar constantemente bombardeadas con textos divorciados de la literatura y con música de escasos valores estéticos. Mientras mayor vaya siendo el embrutecimiento, superior será la brecha que le dejaremos al enemigo para que nos penetre”, afirmó Fernández, un tradicional promotor de conciertos de contenido patriótico.

El reconocido pianista cuestionó a los “seudoartistas” que consiguen consiguen posicionarse sin ser evaluados por el Ministerio de Cultura.

“Está imperando un sentido ‘mercantiflero’ por encima de la seria mirada económica que exigen las condiciones actuales del país”, aseveró Fernández en una exaltada intervención.

El crítico Desiderio Navarro consideró que “ante fenómenos de tal naturaleza se asiste además a la subversión de los valores éticos de nuestra sociedad”y culpó a los medios de  medios de comunicación por darle espacio no solo a la música, sino también a video clips y películas de contenido cuestionable.

De acuerdo con la versión del crítico oficial Pedro de la Hoz, la reunión dejó pactado “el compromiso de la vanguardia artística y literaria con las instituciones culturales a favor de contribuir a resolver de conjunto los problemas más acuciantes que afectan la creación y la promoción de la música”.

Reguetoneros en la mirilla

El tema del reguetón y la difusión musical está en la mirilla de las autoridades desde el pasado año, a raíz de una polémica pública suscitada por el impacto popular del “Chupi Chupi”, interpretado por Osmani García.

La controversia emergió también en las discusiones sobre el sector artístico en la I Conferencia Nacional del Partido Comunista, celebrada el pasado enero.

El Consejo de la UNEAC también abordó la implementación de la ley del sistema tributario, sometido a una discusión entre el sector cultural y el Ministerio de Finanzas y Precios para su próxima aplicación.

El foro indicó la difusión musical está siendo sometida a un esfuerzo de coordinación entre los medios de comunicación el Instituto Cubano de Radio y TV (ICRT), el Ministerio de Cultura, el Instituto Cubano de la Música y la UNEAC.

Los asistentes conocieron también de la “crítica situación” existente en Matanzas, con la prolongada  rehabilitación de la sala White por indisciplinas en la ejecución constructiva.

A modo de resumen, De la Hoz reprodujo en su artículo una cita amorfa del ministro de Cultura, Rafael Bernal, quien aseguró que “no basta con identificar los problemas, sino se impone el estilo que hoy va ganando terreno en las instituciones culturales: concretar acciones, prever soluciones y planificar estrategias”.

Tomado de Cafefuerte http://cafefuerte.com/culturales/noticias-culturales/musica/2201-el-regueton-y-la-qmusica-vulgarq-quedaran-bajo-normativa-legal-en-cuba

Anuncios