El Consejo Nacional de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), celebrado este miércoles en el multicine Infanta, centró sus debates en la situación actual de la música compuesta en la Isla.

En una sesión presidida por Esteban Lazo Hernández, miembro del Buró Político del Partido Comunista de Cuba, los participantes señalaron que esa manifestación en estos momentos se encuentra afectada por una evidente carencia de valores, que deriva en una amplia gama de vulgaridades y otras falencias.

Igualmente reconocieron que la música está íntimamente relacionada con la identidad del pueblo cubano, por lo cual se precisan acciones que la revaloricen.

Graziella Pogolotti, vicepresidenta de la UNEAC, sugirió se realice un estudio multidisciplinario para conocer los elementos sociológicos, psicológicos y de otros tipos presentes en ese fenómeno y que, a veces, pasan de las banalidades para caer en las faltas de respeto a la mujer y ensalzan principios contrarios a la ideología socialista.

Pogolotti precisó que no se trata de prohibir o vetar esas expresiones, sino de regular adecuadamente su promoción en lugares públicos como el transporte urbano, escuelas y centros laborales y enfrentar el mercantilismo vulgar que se escuda en factores económicos para divulgar lo mediocre y deformador.

El crítico Desiderio Navarro propuso realizar un evento teórico para analizar y discutir a fondo, no sólo las deformaciones culturales y sociales que promueve cierto tipo de reguetón, sino también vestigios similares en los videos clips, películas y otros productos culturales.

Otro de los asuntos abordados fue el de la implementación de la ley del sistema tributario, que el sector de la cultura discute con el Ministerio de Finanzas y Precios para su próxima aplicación, y que ha tenido avances, según Magda González Grau, al frente del grupo de la UNEAC encargado de esas gestiones.

En el encuentro, el presidente del estatal Instituto Cubano de la Música, Orlando Vistel, anunció que está “en fase de formulación una norma jurídica que regula los usos de la música”.

Agregó que esta música “cotidianamente se escucha en ambientaciones públicas, cafeterías, centros nocturnos, festividades populares, parte de los programas de radio y televisión, en ómnibus, taxis y hasta en no pocas escuelas y círculos (jardines) infantiles”.

Por su parte, el pianista Frank Fernández “situó la dimensión del problema mucho más allá de uno u otro género musical, sino como una afectación cultural que a medida que pasa el tiempo implica pérdidas en la vida espiritual de los cubanos”.

En la presidencia de la sesión también estuvieron Miguel Barnet, presidente de la UNEAC, y Danilo Sirio, presidente del Instituto Cubano de Radio y Televisión.

Tomado de Cubadebate http://vnz.cubadebate.cu/noticias/2012/09/20/intelectuales-analizan-situacion-actual-de-la-musica-cubana/

Anuncios