Ojalá fuera exageración…! Para los que somos de la isla nos traerá recuerdos, los que no, no crean que no es cierto, que solo es un corto de ficción y es imposible que algo así pueda suceder. Desgraciadamente describe una realidad que hemos vivido y aún continuamos viviendo, quizás ya ni siquiera es reversible y se haya convertido en parte de nuestra idiosincracia, pensemos que no y que aún tiene retroceso. Deberíamos tomar lecciones y dejarnos ya de vivir en un pasado que nada bueno nos ha traído, para los de a pie, para los de arriba, para todos. Esto pasa en Cuba y decirlo no demerita. Lástima que en créditos no salga quién lo dirigió pero esta ahí a la vista de todos y para la reflexión.

Anuncios