Se van acercando esos días y es curioso porque aunque en Cuba se celebra de manera oficial solo hace algunos años, (luego de la visita del Papa Juan Pablo II allá por 1998), siempre por acá la navidad fue un acontecimiento relevante a nivel familiar. A partir de aquella visita memorable, este día las actividades laborales recesan en el país y como ya hablamos aquí de los feriados, pues ya sabemos de qué va la cosa más o menos.

Muy diferente del resto del mundo, no se verá el despliegue que globalmente se desencadena a nivel comercial. Digamos que es un poco más discreto…, se concentrará en una cena que tampoco incluye mucho de lo que religiosamente implica la navidad, pues los aires revolucionarios han dado un giro peculiar a las cosas, acompañada de una buena y casi siempre comida criolla donde se aprovecha para reunir a la familia.

Será el momento entonces del arbolito de navidad, del colorcito rojo que toman las casas y toda la suerte de guirnaldas y accesorios que se encuentren y que acompañan a esta navidad “atenuada”. Igualmente se sacan los abrigos pues ya para esta época las temperaturas no son tan altas al menos para los cubanos, y se retoma esa suerte de moda invernal que durará muy poco y que por lo tanto aprovechamos al máximo. Como le decimos nosotros al invierno: “la fiesta de los pobres”

Qué? Decidido a pasarte una navidad por aquí?

Anuncios