La documentación

Pues Croalia emprendió la búsqueda de sus papeles. Había estudiado una licenciatura por lo que podía acceder a mucho, pero los documentos fueran o no de licenciada, esos si que iban a costar trabajo!. Por cosas de la vida y por historias de otros, ella, aunque no trabajaba oficialmente, si pertenecía a una asociación, otra diferente de la que ya les había comentado y donde tenia acceso a Internet. Se dirigió hacia allá. Teniendo tan buenas relaciones con la gente como de costumbre, solo tuvo que explicar un poco sus intenciones y gente joven al fin, los dirigentes le dieron todo su apoyo. Bien distinto de cuando te vas a otra instancia, donde quizás ya no son tan jóvenes y donde la burocracia llega a los topes.

En esta segunda instancia fue donde encontró los primeros obstáculos. Necesitaba ser miembro durante al menos dos años para que le dieran curso a su petición, no los tenia, pero por casualidades de la vida, destino o no sé qué, no salió a relucir en demasía. Luego la carta….! Su “beca”, no estaba concedida ni nada por el estilo, para que esto sucediera tenia primero que aplicar y esto implicaba la entrega de la documentación. ¿Cómo explicar entonces a esta gente que sin tener nada en la mano le tenían que legalizar un montón de papeles (claro está, sin pagar un centavo, porque Croalia no tenía donde caerse muerta y los que conocen un poquito de aquí saben que las tarifas de Consultoría Jurídica Internacional, a causa del petróleo o del cambio climático, están por las nubes)? Por suerte la comprendieron.

Luego de hacer el cuento (carta incluida) varias veces y aunque con algunas miradas dudosas hacia ella, la gente la entendía o al menos lo aparentaban. Finalmente y luego de unos días, logró su objetivo, ya tenía los documentos pero faltaba algo aún….

El plan de estudios

Nuestra amiga Croalia había estudiado en la Facultad de Educación a Distancia de la Universidad de La Habana. Los que conocen esta modalidad saben que es una forma no presencial de estudios, donde no tienes profesor y se aprende de manera autodidacta. Así las cosas, se dirigió a su antigua facultad en búsqueda del dichoso plan.

Oh, oh, oh! Problema grave! Cuando uno comienza a estudiar A Distancia o Dirigido, como también se conoce te dan, entre otras cosas, unos libritos donde se detallan las asignaturas a examinar, el contenido a estudiar así como la bibliografía de consulta. Luego que uno culmina estudios, y como seguramente dejas amigos que todavía no han terminado, sumada la falta de espacio en tu casa, el polvo que se acumula y la práctica de la vida en concreto, modestamente, regalas a tus compañeros los dichosos libritos. ERROR!! Craso, fatal, enorme!!, porque un tiempo más tarde cuando entras en el paraíso de las becas y te exigen el plan de estudios y eres egresado de la Facultad de Educación a Distancia y perteneces a la asociación de no sé qué y en definitiva no tienes y no sabes siquiera que es el plan de estudios y por lo tanto vas a tu ex-facultad a preguntar, RESULTA que aquellos libritos que por culpa de tu buena voluntad, el polvo, la vivienda y no se sabe cuanto más, eran tu plan de estudios y tú no los tienes, ni siquiera (porque han pasado años de esto), recuerdas a quien coño!! (disculpen la expresión), se los diste, y tus amigos de la escuela andan todos por su lado y ya casi no tienes contacto con ellos y tienes que recurrir a una libreta de teléfonos vieja donde además, ETECSA (Empresa de Telecomunicaciones de Cuba SA), cambió todos los números de teléfono en La Habana y entre cosa y cosa el círculo se te cierra y tienes la beca en juego o el intento de ello, y entre los que se han ido del país, han cambiado sus números, se han mudado o cualquier otra razón, el círculo se te cierra más y más y no te queda otra que regresar a la facultad y pedir el dichoso plan, porque supones que allí claro está, estará guardado pues tú no debes ser la única persona a la que esto le ha pasado. Pero no, error otra vez, en la facultad todos te dicen que eso no está, que no lo tienen, que tú, tú y solo tú (culpable, cien veces culpable de tu ignorancia!!), lo tenias que guardar, que “-Imagínate si vamos a guardar todos esos papeles”, que en definitiva y como una de las trabajadoras de allí le dijo a mi amiga –Eso es un problema tuyo, mi vida!!

Casi sin esperanza de éxito, se puso entonces Croalia, de alguna manera para probarle a toda esa gente totalmente insensible, a buscar lo que necesitaba. -Hacer una lista de la gente que estaba conmigo en la escuela, pensó e hizo, y a llamar por teléfono…. La búsqueda se hacia larga, pero finalmente lo logró.

Aún no es el final. Ya tenía los libritos que luego de años de uso, desconocimiento del dueño de que esa “cosa” es su plan de estudios, paso de mano en mano, aquello está “!en candela!”, no tiene un formato adecuado y hay que transcribirlo. Este proceso duró casi un mes, estamos hablando de alrededor de 150 páginas tamaño Carta…

Finalmente presentarlo en la facultad y que te digan que está correcto. Porque en esta parte si hay esmero, nadie te dice que es tu plan de estudios, nadie te ayuda a encontrarlo pero si te lo revisan y te lo viran para atrás si tiene algún “error” (error que no entiendo de dónde sale si ellos no tienen ninguna copia para comparar, no?).

Este paso tampoco fue fácil. No es posible ir a título personal y solicitar un documento como este, a no ser que lo solicites a través de Consultoría Jurídica Internacional y ya sabemos cuanto cuesta allí la risa!. Entonces te será necesaria una solicitud de una entidad estatal, por lo que tienes que tener una cartica de ellos que diga que solicitan tu documento, cartica que para lograrla tienes que armarte de toda la paciencia sobre la faz de la tierra y elaborarla TÚ mismo, imprimirla y dar con buena suerte con quien te la tiene que firmar, sin contar que en el caso de Croalia esto le llevó tres días porque el cuño no estaba en el centro y tuvo que esperar hasta que quien se lo había llevado lo regresara.

Después que ya estuvo todo correcto en su documento y que el tiempo pasara y hasta el “águila sobre el mar” ya su papelón estaba en el archivo de la universidad y voilá!, como este por supuesto, es un documento que tendrá fuerza legal en el exterior no es suficiente tu cartica de solicitud, (nunca he entendido por qué una cosa no lleva a la otra) sino que ahora tienes que entregar otra donde solicites entonces la legalización del plan. Otra vez el tío vivo de conformar la/tu carta, impresión, persecución de quien la tiene que firmar y espera paciente no sin llamadas de confirmación infructuosas a que esté legalizado tu documento. Se me ocurre que debería existir una tercera carta donde solicites entonces que te devuelvan lo que solo has hecho tú y nadie más…

Algo que siempre me viene a la cabeza es que hubiera hecho Croalia si en vez de ser de La Habana donde están todos los ministerios y oficinas importantes, fuera holguinera y que de Internet y el acceso…?? En una tercera crónica les contaré lo que siguió…

Anuncios