La presentación

Croalia es una amiga a la que le sucede cualquier tipo de cosa. El otro día comenzó a contarme en lo que se ha convertido su deseo de conocer otros lugares distintos a este donde ella vive. Ella es una cubana 100%, según ella misma comenta, amante de su gente, de su clima, de sus costumbres, no obstante ella quiere ver otros lugares, saber de otros sitios y por lo tanto e igualmente para su bienestar y superación personal comenzó esta zaga que yo les iré comentando en la medida que ella me las comente a mí.

El primer paso:

Según me cuenta Croalia, un día llegó a sus oídos una frase que rezaba: Mija, ¿por que no te buscas una beca? Hmmm!, pensó ella, verdad que sí, que si yo busco una beca puedo lograr lo que yo quiero. Croalia no se siente una persona que pueda comprar y vender sus sentimientos, por lo que a su manera o desde su idea, las cosas le gusta lograrlas por ella misma, no es amante de involucrar a otros en sus asuntos, por eso nunca pensó que para lograr su objetivo de conocer otros lugares diferentes de Cuba tuviera que casarse o partir en la primera lancha que le pasara por delante. Así las cosas, esta idea de la beca fue para ella la posibilidad de alcanzar sus objetivos sin ir en contra de sus principios morales.

Emprendió entonces la lucha, como decimos aquí. Primero: ¿donde encuentro eso? (la beca). Internet es la solución, le dijo alguien, pero ella no tenía Internet. ¿Cómo hacerlo entonces? Ahhh, otra idea…, con su profesión, (Croalia es una licenciada licenciadísima), podía tener acceso en una asociación de la cual era asociada y resolver este tema. Así las cosas, conversando con gente y demás, logró una dirección donde podía buscar.

Segundo paso: Entrar. ¿Dónde buscar? ¿Cómo entender aquello? La convocatoria aparentemente había pasado, por lo que durante meses y hasta años, entre conexiones fallidas, días que nadie fue a trabajar a la oficina de acceso y tal, logró como tres años después ENTRAR.

Paso tres: Abierta la convocatoria. Elegir un curso no sería gran problema, había mucho que le interesaba. Realizó la inscripción sin grandes contratiempos y entonces a conseguir los documentos que eran exigidos. Olvido comentarles, que ya para esta fecha, Croalia tenía computadora personal en la casa y hasta Internet. (¿Ven por que les digo que ella es una licenciada licenciadísima?, ¡que salte el primero al que le ha sido fácil encontrar una cuenta de Internet para utilizar EN CASA, aquí dentro)

Hasta acá voy a llegar hoy, en estos días les cuento mas, por lo que…, to be continued…

Anuncios