Es interesante como este tema de que los cubanos podamos alojarnos en hoteles se va haciendo cada día más cotidiano. Interesante ver también que el servicio por alguna razón es bueno, que no te sientes excluido, que aunque no estés pagando físicamente te traten, ¿COMO PERSONA? Pero interesante también es ver lo que sucede al otro lado de ese micromundo en el que se convierte o ya se convirtió Varadero.

Hace unos días alguien que conozco estuvo allí, en la playa azul de Cuba, como algunos suelen llamarla y según me cuentan, es increíble la diferencia de acuerdo a las experiencias que casi todos hemos tenido, al menos acá en La Habana.

Me pregunto, ¿Por qué será que algo así no puede suceder en el resto del país? ¿Por qué siento que hay una especie de resentimiento hacia nosotros mismos? ¿Por qué nos tratamos como si fuéramos extraños?, o si, quizás somos extraños, pero que fue de los sentimientos nacionalistas? Del todos somos cubanos y solo eso nos une? Que fue de esa camaradería, de ese compañerismo, de ese sentirnos cercanos aunque no nos conozcamos? Es que las carencias materiales van a introducirnos en el mundo de NO ME IMPORTA NADIE, lo que de una forma u otra todos criticamos?

No voy a contar de Varadero, creo que es una experiencia que cada cual tiene que sentir, pero aun vivo en la isla y me asusta realmente el camino que estamos tomando, ¿en que nos estaremos convirtiendo? Solo me pregunto…

Anuncios